La presión de succión de un sistema queda definida, básicamente, por tres variables. Primero, por la temperatura de operación del sistema; segundo, por el diferencial de temperatura entre la temperatura de nuestra carga térmica y la temperatura de nuestro refrigerante y, tercero, por la caída de presión que existe en la línea de succión.

Es común encontrarse que se seleccione diferenciales de temperatura altos con el objetivo único de aprovechar una mayor capacidad de los evaporadores. Recordemos que la capacidad de un evaporador depende de este diferencial y que fácilmente se puede duplicar la capacidad de un equipo de estos, duplicando el diferencial de temperatura.

Si bien es cierto, obtendríamos un equipo con mayor capacidad, también es cierto que esto nos obliga a evaporar mas bajo y, por ende, a afectar la capacidad de nuestra unidad compresora, pues incrementamos el índice de compresión y la eficiencia volumétrica del compresor.

Además, dependiendo del producto que estemos refrigerando, es muy importante mantener una humedad relativa alta y con diferenciales altos afectamos directamente este rubro.

Gráfico presión de succión

Como se puede ver en el gráfico, al trabajar con una temperatura de evaporación más baja, se disminuye el efecto refrigerante del sistema, se aumenta el calor de comprensión y, por ende, la potencia requerida y aumentamos el calor de rechazo total de sistema. En resumen, disminuimos la eficiencia energética.

Si tomamos como ejemplo un compresor marca FRICK modelo RWF II 134, operando a una temperatura de succión – 35 F y condensando a 95 F con “economizer”,  nos da una capacidad de 84,8 TR y requiere una potencia de 237 Hp, lo que significa un índice energético de 2,79 Hp/TR.

Si tomamos este mismo sistema y lo ponemos a operar a una temperatura de solamente 5 F más baja, o sea, a una succión de -40 F y mantenemos las demás condiciones,  su capacidad baja a  73,7 TR y  se requiere una potencia de comprensor de 230 Hp, subiendo el índice energético a 3,12 Hp/TR,  un 11,8 % más alto.

× ¡Hola!, ¿Cómo te podemos ayudar?